jueves, 3 de abril de 2014

Complejo Rusio Viejo en Monagas: ejemplo de Plena Soberanía Petrolera

A 8 años de la nacionalización de las operaciones
 
La clase obrera petrolera en este centro operativo se caracteriza por su dedicación, compromiso y mística de trabajo, quienes se esfuerzan cada día por alcanzar las metas de producción establecidas e impulsar el desarrollo socioeconómico de la Patria

 Las trabajadoras y trabajadores del campo Jusepín, específicamente el Complejo Operativo Rusio Viejo, en Monagas, en una demostración clara y contundente por continuar el legado del Comandante Eterno, Hugo Chávez, celebran ocho años de la nacionalización y toma del control de las operaciones petroleras, y la reivindicación de la clase obrera bajo el lema de justicia e igualdad laboral.
Mostrando Nacionalización de Rusio Viejo 01.jpg
Ocho años han transcurrido desde que el Comandante Chávez, en ejercicio pleno de sus funciones como presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, promulgó el Decreto Ley N° 5.200 de migración a empresas mixtas de los  convenios de asociación de la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez Frías”; y los  Convenios de Exploración a Riesgo y Ganancias Compartidas, devolviéndole así la Plena Soberanía Petrolera a la Nación.

El 31 de marzo de 2006 la Asamblea Nacional aprobó y publicó en Gaceta Oficial  N° 38.410 los términos y condiciones para la creación y funcionamiento de las empresas mixtas; así como el modelo de contrato para la conversión a empresa mixta que se suscribiría con las entidades privadas que lo decidieran, según la Gaceta  Oficial N° 38.430. En esa misma fecha, se firmaron los respectivos memorandos de entendimientos con las operadoras para la migración de los convenios operativos a  empresas mixtas, excepto aquellas que, voluntariamente, se abstuvieron de suscribir estos memorandos.

Según los términos y condiciones para la creación de las empresas mixtas, aprobados por la Asamblea Nacional, estas empresas operaron en un período de transición, que inició el 1° de abril de 2006.

Bajo este esquema y a partir de esa fecha, el Estado venezolano, a través de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) tomó el control de las operaciones del campo Jusepín, ubicado en la entidad monaguense, el cual era operado por la empresa francesa Total Oil & Gas de Venezuela, quien se negó a firmar los memorandos de entendimiento que marcaron el inicio de la migración.

En este sentido, José Hernández, trabajador del Centro Operativo Rusio Viejo, expresó que “nuestro cambio para PDVSA ha sido magnífico; seguimos garantizando las operaciones petroleras desde nuestro centro y cultivando el sentido de pertenencia en nuestros trabajadores”.

Asimismo, José Lizardi, operador de planta comentó que “el Complejo Operativo Rusio Viejo forma parte del legado que nos dejó el Comandante Chávez, con la promulgación del decreto 5.200, y para mí fue algo muy hermoso, ya que tuve la dicha de participar en ese proceso de migración que nos reivindicó e hizo justicia con la Nación”. 

Este fue el inicio de una historia que se escribe con tinta color petróleo y que es contada por los trabajadores del Complejo Operativo Rusio Viejo de la División Furrial, quienes fueron reivindicados por el Estado y hoy se enorgullecen de formar parte del talento humano que labora en la principal industria del país, PDVSA Socialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario