sábado, 16 de abril de 2016

Presidente @NicolasMaduro se llenó de #JuventudPatriota en la instalación del Congreso de la Patria




Presidente Maduro: Barrio Adentro nació como respuesta al sabotaje de la contrarrevolución


Caracas, 16 Abr. AVN.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, recalcó este sábado que la Misión Barrio Adentro, programa social creado en 2003 por el comandante Hugo Chávez, nació como una respuesta de la Revolución Bolivariana al sabotaje de los sectores de la derecha que, entre 2002-2003, promovieron planes violentos para derrocar al líder socialista.

"Barrio Adentro nació hace 13 años producto de una ofensiva social creada por la Revolución para superar las dificultades del golpe de Estado de 2002-2003. Barrio Adentro nació en medio de las dificultades, las misiones sociales y las grandes misiones nacieron como respuesta de la Revolución como respuesta al golpe de Estado y al sabotaje de la contrarrevolución", expresó el Jefe de Estado desde el Centro De Diagnostico Integral (CDI) Cristo Rey de la parroquia 23 de Enero de Caracas, donde se oficializa el 100% de cobertura de este programa social en el país.

En declaraciones transmitidas por Venezolana de Televisión, el Mandatario Nacional manifestó que las grandes misiones sociales siempre han nacido en medio de las grandes dificultades promovidas por la derecha, con el fin de atender al pueblo venezolano, por lo que en el relanzamiento de Barrio Adentro es una respuesta similar a la ocurrida en 2003, cuando la población está siendo sometida a una fuerte guerra no convencional. 

"Estamos en medio de dificultades, guerra económica, acoso imperialistas, amenazas de intervención extranjera, amenaza de golpe de estrado, amenaza de magnicidio contra mi. Estamos en un escenario parecido a como nació Barrio Adentro", enfatizó.

En este sentido, manifestó que Barrio Adentro 100% se convertirá en una de las líneas más importantes de la agenda de la agenda Nacional con el fin de consolidar nuevas victorias en los años venideros.

El reimpulso a este programa forma parte del Plan de Cooperación Productiva Cuba-Venezuela 2016-2030, firmado por el presidente Nicolás Maduro este año, para ampliar la cooperación entre ambas naciones, que se estrecharon en 2002, cuando Chávez y el comandante Fidel Castro suscribieron el Acuerdo de Cooperación Cuba-Venezuela.

El plan contempla entre sus 10 programas de acción el fortalecimiento de la red de la Misión Barrio Adentro mediante la dotación de nuevos equipos y la incorporación de más médicos venezolanos y cubanos.

Este programa social aborda el derecho fundamental a la salud con atención médica gratuita y de calidad en todo el territorio nacional, con una red de más de 10.000 consultorios populares ubicados en poblados, zonas rurales, urbanismos y los intrincados barrios construidos por el pueblo en las periferias de las principales ciudades de la nación.
 AVN 16/04/2016 16:10

La Misión Barrio Adentro fue creada en el año 2003 por el comandante supremo Hugo Chávez #BarrioAdentroEsPatria





#BarrioAdentroEsPatria Salud gratuita para el pueblo venezolano







jueves, 14 de abril de 2016

Vamos junto al pueblo con el Congreso de la Patria a defender nuestra revolución y asegurar el Progreso de Venezuela

Convirtieron a Panamá en paraíso narcofiscal

Recordando al Comandante: Canciones de #AbrilRebelde ¡ESCÚCHALAS! ►

Voces y Canciones de Venezuela. Moderado por Omar Gutierrez. Lunes a Viernes de 10 a 11am por @radio_kabudari

Una foto publicada por Radio Comunitaria Kabudari (@radio_kabudari) el

domingo, 10 de abril de 2016

Programa "Aló Presidente" 10 de Abril de 2016 (Resumen del programa 355 - 11 abril 2010)

Maduro: Los mismos del golpe de 2002 son los que hoy arremeten contra la patria

Nicolás Maduro

Los golpistas de abril de 2002 son los mismos que hoy pretenden golpear una vez más la patria recordó este sábado el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

“Son los mismos de los del golpe de Estado de hace 14 años”, alertó el Mandatario nacional, al tiempo en que señaló que entonces los golpistas pretendieron quebrantar la Constitución Bolivariana de Venezuela, vigente desde 1999, sin embargo, destacó que la conciencia del pueblo se impuso y derrocó esas intenciones.

“Ellos pretendieron acabar con la Constitución Bolivariana pero el pueblo pudo más que ellos. ¿Cuántas pruebas hemos pasado?, ¿cuánto aprendizaje?, ¿cuánto amor?, y eso lo hemos logrado porque la Revolución Bolivariana siempre ha confiado y convocado al pueblo; para las grandes batallas siempre ha confiado en el pueblo”, manifestó el Jefe de Estado, al tiempo que reiteró que esa lucha revolucionaria se mantiene hoy vigente.

“Sé que el pueblo de Venezuela jamás se va a dejar quitar el poder político ni va a dejar quitarse la patria”, manifestó y dijo que en ese sentido es imprescindible el Congreso de la Patria, en el que convergen todos los sectores del país.

“El Congreso de la Patria es el gran instrumento para las grandes fuerzas, para los nuevos horizontes de victoria que vamos a construir por encima de las dificultades”,dijo.

El Presidente Maduro recordó que actualmente el imperio con sus lacayos en la región también pretende imponer una nueva edición del Plan Cóndor, con el cual Estados Unidos promovió y avaló dictaduras en países como Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia, entre los años 70 y 80.

“El Plan Cóndor está en América del Sur otra vez” dijo Maduro, esta vez contra líderes que representan un ejemplo de dignidad para el mundo como los expresidentes de Brasil, Luis Inácio Lula Da Silva y Cristina Fernández de Kirchtner y la presidente de Barsil, Dilma Roussef, pero “no podrán con nosotros” agregó Maduro.

AVN

Hace 10 años Chávez reivindicó al pueblo con Ley Orgánica de los Consejos Comunales

Consejos Comunales

Este sábado, se cumplen 10 años de la promulgación de la Ley Orgánica de los Consejos Comunales, instrumento jurídico que permitió consolidar el tránsito de la democracia representativa a la democracia participativa y protagónica, consagrada en la Constitución Bolivariana, exaltando la lucha del poder popular.

El comandante Hugo Chávez promulgó el instrumento legal durante la emisión N° 252 del programa Aló,Presidente, que transmitió desde el Campo de Carabobo el 9 de abril de 2006. Con esta ley, otorgó poder al pueblo organizado para trabajar en pro del bienestar del colectivo y el desarrollo de la Patria.

El impacto de esta ley se palpa en todo el país. En el estado Anzoátegui, por ejemplo, las comunidades organizadas dejaron de ser objeto y pasaron a ser sujeto, con voz y voto, para reivindicar a sus vecinos con la ejecución de importantes obras en lo social y turístico.

Tal es el caso del consejo comunal La Sirena, que se ubica en la zona rural del municipio Guanta, localizado en el eje norte de la entidad oriental, donde los voceros de esa organización se han articulado con instituciones como la Gobernación, Alcaldía de la localidad costera, Consejo Federal de Gobierno (CFG), entre otros, que han transferido recursos para el desarrollo de obras.

Noraida Conoto, vocera de la Unidad Administrativa y Financiera Comunitaria del consejo comunal, expresó con orgullo que a través de la Ley que ampara al pueblo organizado se han podido transformar las condiciones de vida de la zona.

Este dinero se ha invertido en obras como unas escaleras, que son transitadas a diario por 250 personas que antes debían llegar a sus hogares caminado por una loma.

“Si no hubiese sido por el presidente Chávez y la Ley de los Consejos Comunales, quienes habitamos en La Sirena aún estuviésemos escalando cerro, raspándonos las rodillas, porque estuviésemos esperando a una contratista particular que viniera a ejecutar el proyecto bajo términos que no generarían bienestar a la comunidad, como es hoy por hoy”, indicó.

En la comunidad también se construyen 40 viviendas para dignificar al mismo número de familias que anteriormente vivían en ranchos de láminas de zinc.

“Administramos los recursos, generamos empleos a nuestros vecinos, quienes baten el cemento y pegan los bloques, y somos nosotros mismos quienes desarrollamos la contraloría social, verificando que el proyecto se desarrolle en tiempo prudente y en felices términos”, indicó.

Desarrollo turístico comunal

El desarrollo turístico es parte de los proyectos que lleva adelante el consejo comunal La Sirena de Guanta. En 2015, recibió recursos para emprender un plan de embellecimiento de la zona, que contempla la rehabilitación de la vialidad, construcción de un bulevar, una capilla religiosa, parque infantil y colocación de bancos, luminarias y cestas para la basura.

“Al igual que lo fue Gigante Eterno, somos visionarios para transformar nuestras zonas residenciales en potencia social, turística o asistencial, según sea la fortaleza de la zona, contando con el apoyo técnico de las instituciones del Estado”, dijo Conoto.

Por su parte, Esteban Castillo, vocero del Consejo Comunal La Medianía del municipio Guanta, recordó uno de los ideales del Comandante Chávez: la tarea histórica del pueblo organizado de llevar adelante y profundizar la Revolución.

“Este proceso está enmarcado en la organización. Eso es lo que promueve el pueblo, la máxima profundización de las bases para alcanzar los acuerdos, en medio de asambleas de ciudadanos y ciudadanas, y concretar cuál o cuáles son las necesidades que deben satisfacerse, basado en la equidad y justicia social del colectivo”, pronunció.

Para Thais Itriago, quien es vocera de Ambiente por el Consejo Comunal El Chaure de la misma jurisdicción, que agrupa a unas 250.000 familias, el empoderamiento ha sido el estandarte de la Ley Orgánica de los Consejos Comunales.

“La formación y aprendizaje se suman al proceso de empoderamiento que nos otorgó el Comandante Chávez, a través de la Ley que nos ampara”, señaló.

En el estado Anzoátegui, región oriental venezolana, existen 2.110 consejos comunales legalmente constituidos, de acuerdo con la data que maneja el Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales.

Hace 8 años el comandante Chávez ordenó nacionalizar la Siderúrgica del Orinoco

Siderúrgica Del Orinoco

En la madrugada del 9 de abril de 2008, el entonces vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela, Ramón Carrizales, anunció la decisión del comandante Hugo Chávez Frías de iniciar el proceso de nacionalización de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), la mayor acería del país y cuya planta se ubica en la Zona Industrial Matanzas, de Ciudad Guayana, estado Bolívar.

Este anuncio fue hecho al término de una larga reunión entre representantes del Gobierno Nacional y voceros sindicales de Sidor, que se efectuó en Ciudad Guayana, en la que se discutió la situación de la masa laboral de esta acería ante los constantes atropellos por parte de la empresa Ternium, principal accionista del Consorcio Amazonia.

Este consorcio había comprado la empresa en 1997 durante la ola privatizadora que llevó adelante el gobierno neoliberal de Rafael Caldera, proceso que encabezó su entonces ministro de Planificación, Teodoro Petkoff.

De inmediato el Consorcio Amazonia inició una política de terror y atropello contra la masa laboral, al despedir a 13.000 de sus 18.000 trabajadores y recontratando a la mayoría bajo contratos tercerizados con beneficios muy inferiores a los que tradicionalmente canceló esta factoría a sus trabajadores.

El catalizador para esta decisión del comandante Chávez fue el clima de conflictividad y atropellos iniciado por el grupo Ternium, principal accionista de Sidor, durante más de 15 meses de negociaciones de una nueva convención colectiva.

Con esta decisión, el Gobierno Revolucionario también ratificó el carácter estratégico de Sidor y de las cadenas productivas del hierro, acero y aluminio y ratificó la importancia de que estas estén al servicio de las necesidades del país y no de los intereses particulares de grupos capitalistas.

Además se establecieron políticas firmes contra la tercerización de contratos en todas las empresas públicas y se dignificó desde el punto de vista social y económico a trabajadores activos, jubilados y familiares sobrevivientes.

AVN

Hace 68 años la rancia oligarquía colombiana asesino a Jorge Eliecer Gaitán

Jorge Eliécer Gaitán

Prensa PSUV.- Hoy se cumplen 68 años del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, prominente político y líder liberal Colombiano, luchador por los derechos de los más desposeídos de su pueblo, candidato presidencial, cuya muerte dio origen a los hechos violentos conocidos como el Bogotazo y los posteriores conflictos que hasta hoy desangran a Colombia.

La muerte de Jorge Eliécer Gaitán ocurrió el 9 de abril de 1948, cuando se desarrollaba en Bogotá, capital de Colombia, la reunión de los países del continente conocida como Conferencia de Bogotá la IX Conferencia Panamericana, en la cual fue creada la Organización de Estados Americanos, OEA.

El 9 de abril, tras defender al teniente Cortés, Gaitán salió en compañía de varios de sus amigos de su sitio de trabajo para almorzar. Un hombre (Juan Roa Sierra) que lo esperaba en la entrada del edificio le disparó con un revólver causándole heridas de gravedad.

Gaitán fue llevado a la Clínica Central donde murió a las 2:05 de la tarde. El asesinato provocó una violenta reacción popular y represión gubernamental conocida como El Bogotazo que destruyó 1425 edificaciones del centro de Bogotá.

En su agenda, para la tarde del día de su asesinato, tenía fijadas reuniones con el entonces joven líder estudiantil cubano Fidel Castro y otros importantes líderes juveniles y estudiantiles latinoamericanos de la época.

El aparente asesino, identificado posteriormente como Juan Roa Sierra, fue linchado y arrastrado por la carrera séptima hasta la Plaza de Bolívar. Desde ese momento la multitud creció en cuestión de minutos esperando las órdenes de los jefes liberales reunidos con el presidente Mariano Ospina Pérez. A medida que avanzaba la tarde, la turba fue armándose con herramientas y armas irrumpiendo en almacenes de ferretería y en estaciones de policía donde algunos oficiales entregaron sus armas.

La defensa del Palacio de la Carrera (en ese entonces residencia de los presidentes de Colombia) por la guardia presidencial y francotiradores no identificados, localizados en las edificaciones más altas cercanas a palacio, impidieron que la multitud entrara al lugar donde se hallaba el Presidente; una posible demora en entrar en acción por parte de quienes conducían los tanques de guerra, hubiera facilitado la entrada al Palacio de los manifestantes ya que a la Guardia se le estaban terminado las municiones.

La multitud daba paso a los cinco tanques de guerra que fueron dirigidos al lugar pues creía que estaban apoyando su causa, y muy probablemente así fue hasta el momento en que fue muerto el Coronel que los comandaba poco antes de llegar al Palacio. Una vez en la plaza, los tanques giraron y dispararon a la multitud masacrando a unas 300 personas y de esta manera frustrando su plan. La multitud reaccionó replegándose en las calles y almacenes, destruyendo cualquier objeto o persona que simbolizara a los considerados culpables del asesinato del “Jefe”: militantes del Partido Conservador, la Iglesia, la oligarquía, etc.

Las razones que condujeron al execrable crimen del caudillo liberal Colombiano, fue que en sus últimos años su lenguaje y conceptos se radicalizaban claramente señalando a la oligarquía como la causante del atraso del país, de la miseria popular, del saqueo de las riquezas nacionales, obteniendo aun más el asentado odio de estas fuerzas, que además lo rechazaban por su origen popular y su condición de mestizo “el negro”, así lo llamaban despectivamente. La autoridad popular ganada por Gaitán, su denuncia de la violencia estatal lo estaba conduciendo al destino de la muerte, y así despejar la incertidumbre de que sería electo presidente en 1949. Ya Gaitán lo presentía cuando una vez dijo “si a mí me matan, Colombia durará 50 años más derramando la sangre en nuestros campos y ciudades”. Es así que desde el año de 1948 nace la violencia política colombiana hasta el año 1957, caracterizada por la despiadada y brutal ofensiva desatada por la burguesía a través del estado contra el pueblo. Se despertaron y esgrimieron entonces los odios partidistas tradicionales para lanzar a “Rojos” contra “Azules” (Liberales y Conservadores). Diversos fenómenos históricos ligados al gamonalismo y a los métodos de predominio político utilizados por la oligarquía ubicada en ambos partidos facilitando la maniobra fratricida.

La “Violencia” invadió con sevicia, salvajismo, campos y ciudades causando unos doscientos mil muertos en su primera etapa, y otros cien mil en etapas posteriores. Dejando como resultado arrasamiento de pueblos, despojo y persecución de miles de campesinos hasta el punto de utilizar los métodos más sanguinarios contra la población civil que agobiaran al hermano pueblo colombiano hasta nuestros días.

Juntos y juntas por la paz en Colombia:

Sesenta y ochos años después su pensamiento retumba y sigue presente en las luchas de un pueblo que aun lucha por su dignidad, por la paz y una nueva Colombia con igualdad y justicia social.

Nuestra solidaridad con el pueblo colombiano que aspira a que se logre un acuerdo político entre la insurgencia y el gobierno que permita la salida al conflicto social y armado que padece por más de cinco décadas la hermana república.

Hoy como hace 200 años, la unidad de nuestros pueblos es imprescindible para el desarrollo y la consolidación de nuestra definitiva independencia. En esta nueva arremetida del imperio en Nuestra América la unión de esfuerzos y esperanzas se presenta como imperativo.

Desde aquí, nuestro golpe de tambor exclama Son horas de que en Colombia la firma de paz inaugure el proceso del trabajo arduo para eliminar las causas que dieron origen a una cruenta guerra que debe parar.

Son horas de que juntos como pueblos continuemos labrando el camino hacia el socialismo.

El 9 de abril de 2002 la derecha llamó a un paro con sello golpista

El Nacional

El 9 de abril de 2002, la Cámara Venezolana de Trabajadores (CTV) —dirigida por Acción Democrática (AD)— y la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) llamaron a un paro general, como parte de una serie de maniobras emprendidas por la derecha venezolana con el propósito de derrocar el gobierno constitucional de Hugo Chávez.

Este segundo llamado a paro se generó a pocos meses del que se llevó a cabo el 2 de diciembre de 2001, en “protesta” por la aprobación de 49 leyes habilitantes.

Esta nueva acción desestabilizadora representó el inicio y la activación del golpe de Estado del 11 de abril de 2002, que se produjo en contra de un Presidente legítimamente electo por la mayoría de la población. Esta acción insurreccional, además, condenó al pueblo a morir a manos de fuerzas opresoras, como la Policía Metropolitana (PM), administrada por el entonces alcalde Alfredo Peña, opositor al gobierno revolucionario, que disparó sus balas en contra de manifestantes en las cercanías de Miraflores.

El plan macabro fue orquestado y dirigido desde el Departamento de Estado Norteamericano y ejecutado en Venezuela por sus operadores políticos y empresariales, quienes estaban decididos, a costa de lo que fuera, a recuperar los privilegios que habían gozado por más de cuatro décadas y que perdieron con la llegada de la Revolución Bolivariana, en 1999.

Prensa escrita, radio y canales privados de televisión también se sumaron al complot y se encargaron de hacer un llamado incesante a acatar el paro convocado por los patronos.

Ante el fracaso que ya habían tenido las anteriores convocatorias, la tripartita de Fedecámaras, la CTV y los medios de comunicación dieron rienda a sus tradicionales actividades provocadoras en la Plaza Francia de Altamira y en la sede de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en Chuao, con la finalidad de caldear los ánimos y crear el clima propicio para llevar adelante un golpe de Estado.

A falta de apoyo popular, la oposición jugó a socavar la gobernabilidad en la nación, por lo que emprendió la tarea de generar caos y conflicto para asaltar el poder legítimamente constituido. Asimismo, la élite empresarial de Pdvsa, que se negaba a ceder su control de la principal industria del país y rendir cuentas al pueblo, se sumó a las prácticas desestabilizadoras.

La llamada “meritocracia” no reconoció a la nueva directiva de la estatal venezolana y ejecutó acciones de sabotaje como la llamada “operación morrocoy”, a lo que se unieron cortes de suministro de combustible y toma de oficinas y refinerías, para “catalizar” el ambiente de conflicto y acelerar la convocatoria a paro.

Dictadura empresarial

El paro desembocó en un ataque aún más grave. Dos días después, el 11 de abril, los principales actores de la derecha ejecutaron el golpe de Estado y se instalaron en el Palacio de Miraflores, donde disolvieron los poderes públicos.

Al margen del marco legal, el empresario y entonces dirigente de Fedecámaras, Pedro Carmona Estanga, se autojuramentó como presidente de facto. Esta violación a los estatutos democráticos y deshonra a la voluntad del pueblo venezolano fue aplaudida y vitoreada por la oposición, que en la actualidad continúa en su cruenta guerra contra la estabilidad, en su desespero por erradicar a la Revolución Bolivariana, para entregar nuevamente la soberanía de la nación al imperio.

En cuestión de minutos el breve dictador destituyó de los cargos a los diputados principales y suplentes de la Asamblea Nacional, así como el presidente y demás magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, el Fiscal, el Contralor y el Defensor del Pueblo, y los miembros del Consejo Nacional Electoral.

En lo sucesivo comenzó la censura impuesta por los medios, acompañada de una ola de represión y vejación contra el pueblo que denunciaba el golpe de Estado y pedía que se respetara la Constitución Bolivariana.

Sin embargo, la derecha no contó con la lealtad de las Fuerzas Armadas y la resistencia del pueblo heroíco que se volcó a las calles a exigir el retorno del comandante Chávez y el respeto a la Constitución. El 13 de abril, el líder de la Revolución Bolivariana volvió al Palacio de Miraflores para continuar su lucha por reivindicar los derechos de los venezolanos y defender la soberanía de la Patria.

Respuesta al golpe continuado

Catorce años después de los sucesos de abril de 2002, la oposición venezolana apuesta por el sabotaje, la desestabilización, la violencia y su política de propiciar la ingobernabilidad en la nación.

Desde finales de 2013, factores políticos y empresariales de este sector llevan a cabo una guerra económica que incluye acciones de desabastecimiento, especulación, contrabando de extracción y ataque a la moneda para afectar las condiciones de vida de los venezolanos.

A pesar de la baja en los ingresos provenientes de las exportaciones petroleras, la respuesta del Gobierno del presidente Nicolás Maduro ha sido garantizar la inversión social, la defensa de los derechos de la población y los ingresos de la clase trabajadora.

Asimismo, ha llamado a reorganizar a las fuerzas sociales del país para reimpulsar la Revolución Bolivariana, y a construir la Agenda Económica Bolivariana, a través de 14 motores estratégicos que permitirán diversificar el aparato productivo.

AVN