domingo, 10 de abril de 2016

Hace 68 años la rancia oligarquía colombiana asesino a Jorge Eliecer Gaitán

Jorge Eliécer Gaitán

Prensa PSUV.- Hoy se cumplen 68 años del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, prominente político y líder liberal Colombiano, luchador por los derechos de los más desposeídos de su pueblo, candidato presidencial, cuya muerte dio origen a los hechos violentos conocidos como el Bogotazo y los posteriores conflictos que hasta hoy desangran a Colombia.

La muerte de Jorge Eliécer Gaitán ocurrió el 9 de abril de 1948, cuando se desarrollaba en Bogotá, capital de Colombia, la reunión de los países del continente conocida como Conferencia de Bogotá la IX Conferencia Panamericana, en la cual fue creada la Organización de Estados Americanos, OEA.

El 9 de abril, tras defender al teniente Cortés, Gaitán salió en compañía de varios de sus amigos de su sitio de trabajo para almorzar. Un hombre (Juan Roa Sierra) que lo esperaba en la entrada del edificio le disparó con un revólver causándole heridas de gravedad.

Gaitán fue llevado a la Clínica Central donde murió a las 2:05 de la tarde. El asesinato provocó una violenta reacción popular y represión gubernamental conocida como El Bogotazo que destruyó 1425 edificaciones del centro de Bogotá.

En su agenda, para la tarde del día de su asesinato, tenía fijadas reuniones con el entonces joven líder estudiantil cubano Fidel Castro y otros importantes líderes juveniles y estudiantiles latinoamericanos de la época.

El aparente asesino, identificado posteriormente como Juan Roa Sierra, fue linchado y arrastrado por la carrera séptima hasta la Plaza de Bolívar. Desde ese momento la multitud creció en cuestión de minutos esperando las órdenes de los jefes liberales reunidos con el presidente Mariano Ospina Pérez. A medida que avanzaba la tarde, la turba fue armándose con herramientas y armas irrumpiendo en almacenes de ferretería y en estaciones de policía donde algunos oficiales entregaron sus armas.

La defensa del Palacio de la Carrera (en ese entonces residencia de los presidentes de Colombia) por la guardia presidencial y francotiradores no identificados, localizados en las edificaciones más altas cercanas a palacio, impidieron que la multitud entrara al lugar donde se hallaba el Presidente; una posible demora en entrar en acción por parte de quienes conducían los tanques de guerra, hubiera facilitado la entrada al Palacio de los manifestantes ya que a la Guardia se le estaban terminado las municiones.

La multitud daba paso a los cinco tanques de guerra que fueron dirigidos al lugar pues creía que estaban apoyando su causa, y muy probablemente así fue hasta el momento en que fue muerto el Coronel que los comandaba poco antes de llegar al Palacio. Una vez en la plaza, los tanques giraron y dispararon a la multitud masacrando a unas 300 personas y de esta manera frustrando su plan. La multitud reaccionó replegándose en las calles y almacenes, destruyendo cualquier objeto o persona que simbolizara a los considerados culpables del asesinato del “Jefe”: militantes del Partido Conservador, la Iglesia, la oligarquía, etc.

Las razones que condujeron al execrable crimen del caudillo liberal Colombiano, fue que en sus últimos años su lenguaje y conceptos se radicalizaban claramente señalando a la oligarquía como la causante del atraso del país, de la miseria popular, del saqueo de las riquezas nacionales, obteniendo aun más el asentado odio de estas fuerzas, que además lo rechazaban por su origen popular y su condición de mestizo “el negro”, así lo llamaban despectivamente. La autoridad popular ganada por Gaitán, su denuncia de la violencia estatal lo estaba conduciendo al destino de la muerte, y así despejar la incertidumbre de que sería electo presidente en 1949. Ya Gaitán lo presentía cuando una vez dijo “si a mí me matan, Colombia durará 50 años más derramando la sangre en nuestros campos y ciudades”. Es así que desde el año de 1948 nace la violencia política colombiana hasta el año 1957, caracterizada por la despiadada y brutal ofensiva desatada por la burguesía a través del estado contra el pueblo. Se despertaron y esgrimieron entonces los odios partidistas tradicionales para lanzar a “Rojos” contra “Azules” (Liberales y Conservadores). Diversos fenómenos históricos ligados al gamonalismo y a los métodos de predominio político utilizados por la oligarquía ubicada en ambos partidos facilitando la maniobra fratricida.

La “Violencia” invadió con sevicia, salvajismo, campos y ciudades causando unos doscientos mil muertos en su primera etapa, y otros cien mil en etapas posteriores. Dejando como resultado arrasamiento de pueblos, despojo y persecución de miles de campesinos hasta el punto de utilizar los métodos más sanguinarios contra la población civil que agobiaran al hermano pueblo colombiano hasta nuestros días.

Juntos y juntas por la paz en Colombia:

Sesenta y ochos años después su pensamiento retumba y sigue presente en las luchas de un pueblo que aun lucha por su dignidad, por la paz y una nueva Colombia con igualdad y justicia social.

Nuestra solidaridad con el pueblo colombiano que aspira a que se logre un acuerdo político entre la insurgencia y el gobierno que permita la salida al conflicto social y armado que padece por más de cinco décadas la hermana república.

Hoy como hace 200 años, la unidad de nuestros pueblos es imprescindible para el desarrollo y la consolidación de nuestra definitiva independencia. En esta nueva arremetida del imperio en Nuestra América la unión de esfuerzos y esperanzas se presenta como imperativo.

Desde aquí, nuestro golpe de tambor exclama Son horas de que en Colombia la firma de paz inaugure el proceso del trabajo arduo para eliminar las causas que dieron origen a una cruenta guerra que debe parar.

Son horas de que juntos como pueblos continuemos labrando el camino hacia el socialismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario