viernes, 23 de agosto de 2013

Casi 600 gerentes sociales comunitarios avivarán gobierno popular en Yaracuy

Fonacit financia formación académica de líderes comunales

Investigadores aspiran que el Programa de Gerencia Social Comunitaria forme parte de la oferta académica de extensión universitaria de la Unefa, a nivel nacional


Prensa Fonacit / Nerliny Carucí

Mil 83 líderes comunales del estado Yaracuy han egresado del Programa de Formación en Gestión Social Comunitaria, financiado por el Gobierno Bolivariano, a través del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Fonacit).

En el año 2012, se graduaron 500 participantes, de 84 consejos comunales de los municipios Peña y San Felipe. Este mes, se graduaron 583 líderes de 166 consejos comunales de los municipios: Sucre, Bruzual, La Trinidad, Cocorote, Independencia, Veroes, San Felipe y Peña.

Rosanna Silva Fernández, investigadora acreditada por el Programa de Estímulo a la Investigación y a la Innovación (PEII), y responsable del Proyecto, informó que, en la segunda cohorte, se contó con el respaldo académico de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada (Unefa).

“Es una formación que permitió a los participantes entender el alcance que tienen como voceros comunitarios. El curso comprende todo el ciclo del poder comunal y la metódica de la planificación popular: cómo deben organizarse las comunidades, cómo deben planificar su desarrollo, cómo pueden resolver conflictos desde una cultura de paz, cómo hacer una contraloría social efectiva, cómo y por qué deben rendir cuentas”.

La experiencia de esta segunda promoción fue compartida con consejos comunales de Maturín, estado Monagas; Trujillo, estado Trujillo; y Cabudare, estado Lara. Lo más importante es que, hay una plataforma educativa montada con la cual se puede dar continuidad al Programa.

Silva anunció que, este Programa de Formación se elevará a consideración del Consejo Universitario de la Unefa, para que sea implementado como parte de la oferta académica de extensión universitaria, a nivel nacional.

Formación tatuada de pasión social

Los graduandos participaron en 100 horas de formación en pensamiento sociopolítico y desarrollo social comunitario, liderazgo en la vocería comunitaria, diagnóstico participativo de las necesidades sentidas, planificación del desarrollo comunitario, formulación de proyectos comunitarios, y contraloría social.

Se realizó una investigación acción participativa, desde la gente, que se calibró con los ambientes comunales y con las motivaciones e ideas de los participantes. “Ellos nos decían dónde querían estudiar. Dimos clases en iglesias, ventas de empanadas, patios de casas, centros educativos y bibliotecas. Fue una experiencia con una gran carga social”, manifestó Silva. 
 


Inspiración para la vanguardia comunal

En la segunda cohorte, la participación de la mujer fue determinante en el fortalecimiento de la red yaracuyana de gerentes sociales comunitarios. Según la investigadora responsable del Programa, cerca del 75% de los graduandos de esta temporada son mujeres.

Yadira Fernández, vocera del Consejo Comunal Italvén-Los Amigos, en el municipio San Felipe, refiere haber aprendido que, “ser líderes sociales demanda formación educativa para la planificación, la ejecución y el seguimiento de los proyectos comunales. Por eso, la responsabilidad de multiplicar, entre nosotros, esos conocimientos”.

Lennys Silva, vocera del Consejo Comunal Brisas del Yurubí, en el municipio San Felipe, organizó un frente de mujeres que construyen viviendas en su comunidad. Para ella, ha sido bastante “estimulante y provechosa” la articulación con la Universidad:

“Con esta formación, en nuestro consejo comunal, pudimos ejecutar recursos que teníamos en el banco desde el año 2011, y que no habíamos podido ejecutar por falta de formación educativa y asesoría técnica en materia de formulación de proyectos. Este curso es necesario para todos los líderes sociales; sobre todo, porque, muchos consejos comunales en el país, no han podido adecuarse porque no saben realizar, de manera eficaz, su rendición de cuentas”.

Otro delantera social es Yamileth Pérez, participante de la I Promoción y facilitadora de la II Cohorte del Programa en el municipio Cocorote. Dijo: “El trabajo social es un oficio que necesita formación, y esa formación requiere socialización. De hecho, todavía seguimos haciendo el acompañamiento técnico de algunos consejos comunales. Incluso, las comunidades de Yaracuy tienen una nueva matrícula levantada para próximas cohortes”.