jueves, 27 de febrero de 2014

Víctimas de represión durante Caracazo recuerdan brutales abusos policiales y militares


Víctimas de represión durante Caracazo recuerdan brutales abusos policiales y militares

Víctimas de la represión del 27 y 28 de febrero de 1989, durante el levantamiento popular denominado Caracazo, recordaron los brutales abusos de los cuerpos policiales y militares de entonces contra la población.

José Luis Martínez, habitante de Petare, miembro de la Comisión por la Verdad y la Justicia, fue una de las víctimas de esos fatídicos días, cuando la gente se alzó para manifestarse en contra de la “escasez de alimentos, inflación del 80%, alto índice pobreza, deserción escolar enorme y aunado a eso la brutal represión policial, permanentemente, en los sectores populares”, que había en Venezuela en esa época, contó el protagonista en entrevista con Venezolana de Televisión (VTV).

Martínez trabajaba en ese entonces en una constructora en la carretera vieja Petare-Guarenas; contó que el 27 de febrero presenció el levantamiento popular cuando regresaba del trabajo a su casa, pero decidió refugiarse ese día en su hogar, ubicada en el barrio San José de Petare.

El día 28, cuando bajó para ir a su jornada laboral, no encontró transporte y se dio cuenta de que se estaban registrando algunos saqueos.

“Cuando estaba en la parte alta del barrio San José, al final de la prolongación de la Rómulo Gallegos, estamos viendo que en la avenida estaban saqueando, viene una patrulla en sentido contrario y va una señora con dos niñas, se bajan dos funcionarios y empiezan a dispararle a la señora, cae una de las niñas heridas”, relató.

De inmediato, Martínez comenzó a gritarle a los uniformados para que detuvieran la represión, lo que motivó a que el fusil se dirigiera en su contra.

Uno de los funcionarios “sacó un arma de alta potencia, apuntó y me dio un tiro en el abdomen”. Quedó inconsciente, lo trasladaron al hospital Pérez de León, donde estuvo 17 días en coma y permaneció cuatro meses en recuperación.

Martínez perdió el riñón izquierdo y además quedó con una lesión en la pierna. Fue intervenido en dos oportunidades más luego de ese hecho.

Por su parte, Luis Machado, también miembro de la Comisión por la Verdad y la Justicia, contó que el 27 de febrero, mientras se encontraban reunido con el padre Matías, en la iglesia Sagrado Corazón de Jesús de Las Vegas de Petare, se enteraron de la represión de los policías y militares contra la población en las zonas vecinas.

“Acababan de matar a dos muchachos en la entrada de (barrio) José Félix Ribas, salimos con el padre Matías a ver lo que estaba pasando”, contó.

Cuando llegaron al lugar, que el cura decidió darle la extrema unción a los fallecidos, unos militares comenzaron a dispararle desde las azoteas de unos edificios de Palo Verde. “El padre levanta las manos y uno de los soldados baja a hablar con él”, dijo.

Mientras ambos conversaban, un grupo de personas bajaron del barrio Mezuca, también en Petare a decir que habían más muertos, producto de la represión.

“El padre pidió una hora de tregua para que la gente pudiera ver si hay heridos y quienes son los muertos, les dan media hora”, contó. Se encontraron con 12 personas fallecidas.

Machado señaló que el 28 de febrero comenzaron a reunirse con familiares de las víctimas para localizar a los caídos. Muchos desaparecieron.

Un año después, un juez, a raíz de testimonios de trabajadores del Cementerio General del Sur de Caracas, logró otorgar una medida para averiguar si habían fosas comunes en el lugar; efectivamente, las encontraron, en una de ellas -contó Machado- habían 67 cuerpos dentro de bolsas de basura.

Ambos destacaron la diferencia de los cuerpos militares y policiales actualmente, quienes no reprimen a la población sino que actúan con respeto a los derechos humanos.

AVN

No hay comentarios:

Publicar un comentario