jueves, 27 de febrero de 2014

Hoy se recuerdan 25 años del Caracazo




El estallido social del 27 de febrero de 1989, conocido como el “Caracazo”, le dio dimensión histórica al descontento del pueblo venezolano contra las políticas neoliberales.

El movimiento social se inició en Guarenas y se extiende rápidamente por varias ciudades del país. La ciudad capital es la que aporta mayor resistencia y por ende mayor número de muertes.

Tal día como hoy, hace 24 años, a primera hora de la mañana, la ciudadanía da rienda suelta a la rabia que le produjo el anuncio del Presidente Carlos Andrés Pérez, de adoptar un programa de ajustes macroeconómicos que obedecía a las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional.

El “paquete” incluía la liberación de los precios de todos los productos, a excepción de algunos de la cesta básica, y de las tasas de interés activas y pasivas en el sistema financiero, así como el aumento gradual de las tarifas de servicios básicos como el agua, la electricidad y el teléfono, pero el detonante fue el incremento del precio de la gasolina y del servicio de transporte.

La respuesta del pueblo fue salir a la calle a protestar. Al principio, pacíficamente, pero por la falta de líderes y la ineficiencia de las autoridades, recrudece la violencia y se desatan los saqueos.

El Gobierno declaró el toque de queda, militarizó las ciudades principales y ordenó reprimir las protestas con violencia desmesurada. En Caracas se activó el "Plan Ávila", el cual confería al Ejército facultad para el uso de armas de guerra al momento de contener las manifestaciones.

Las calles se convirtieron en un río de sangre de personas inocentes. El Poder Ejecutivo suspendió las garantías constitucionales; reinaban el pánico y el caos, junto a las restricciones, la escasez de alimentos, la militarización, y los allanamientos.

En esos días de agudas contradicciones se demostró la verdadera naturaleza de todas las instituciones: la desigualdad. El gobierno demostró que el derecho a la “vida” siempre había estado muy por debajo del derecho a la “propiedad”. Ese 27 de febrero, bienes, propiedades y riquezas, se situaron por encima de la vida humana. Con plomo silenciaron el grito del pueblo.

Al referirse a este acontecimiento, el Comandante Presidente, Hugo Chávez Frías afirma que la voluntad del pueblo “nunca más será traicionada”.

El “Caracazo” es una de las insurrecciones populares más fuertes acaecidas en América Latina en los últimos 50 años. Sobre ese evento se han construido y reforzado teorías y políticas de largo aliento, que permitieron la muerte del histórico bipartidismo: socialdemócratas y socialcristianos.

Tal evento, abrió la brecha para las insurrecciones militares de febrero y noviembre de 1992, para un clima de gobernabilidad que allanó el camino para la democracia popular bolivariana y una larga lista de códigos de gobierno para el siglo XXI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario