domingo, 1 de marzo de 2015

José Vinicio Adames revolucionó el movimiento coral en Venezuela con el Orfeón Universitario



Barquisimeto, 01 Mar. AVN.- El 1 de marzo de 1927 nació en Barquisimeto, estado Lara, José Vinicio Adames, quien con su vocación irresistible por la música revolucionó el canto coral en Venezuela.

Este destacado músico, además de ser director de orquestas, orfeones y coros del país, fue el fundador de muchas corales en Venezuela.

Asimismo, entregó su savia a la formación de voces de hombres y mujeres con aptitud para el canto y la música.

Familia de tradición musical

José Vinicio Adames Pineda se crió en el seno de una familia de músicos larenses. Su abuelo Teodocio Adames, su padre Juan Ramón Adames y sus tíos Luís Adames y Teodocio Adames fueron fundadores de la Pequeña Mavare, uno de los grupos de música tradicional más antiguos de Barquisimeto, creado a finales del siglo XIX.

Había "nacido para cantar y lo hacía en cualquier parte con una vocación irresistible que lo llevaba de sitio en sitio en la ciudad, pequeña y poética, donde todo el mundo carga una guitarra o simplemente silba con dulce entonación”, relata José Félix Rivero en un trabajo publicado por la revista Élite en septiembre de 1976.

"Tenía como un pájaro en el pecho, decían sus compañeros de infancia. Unos decían que cantaba como un jilguero otros como una canario", cuenta.

Gigantes pasos por el mundo coral

Adames estudió la primaria en la escuela Riera Aguinagalde de Barquisimeto y el bachillerato en el liceo Lisandro Alvarado. Paralelo a sus estudios formales, tomaba clases de música con tres grandes maestros del estado Lara: Doralisa Jiménez de Medina, Franco Medina y Napoleón Sánchez Duque.

En 1948, a los 14 años de edad, José Vinicio Adames fundó el Conjunto Coral Lisandro Alvarado. Tres años más tarde creó con sus hermanas Yolanda y Shirley el trío Tres voces y un piano, junto con el pianista René Rojas. Se presentaron en programas de radio y de televisión.

A los 18 años de edad ingresó a la Universidad Central de Venezuela para estudiar Odontología. A la par de sus estudios trabajaba con el Orfeón Miranda de Los Teques, con el que se presentó en 30 conciertos. También creó el coro de la Escuela Normal Eulalia Buroz de Los Teques.

Posteriormente, entró al Orfeón Universitario de la UCV, dirigido en aquel momento por el maestro Antonio Estévez, con quien aprendería más de la dirección de coros y orfeones.

Tomó clases de canto con Alfredo Hollander, y de teoría y solfeo con Inocente Carreño en la Escuela Superior de Música. En julio de 1954 el Orfeón Universitario sufrió una reorganización y Vinicio Adames quedó encargado de su dirección por más de tres décadas, tiempo en el cual dirigió a la orfeón en 2.000 presentaciones en Venezuela, Europa y EEUU.

En 1965 logró que el Orfeón Universitario de la UCV participara en el Primer Festival Mundial de Coros Universitarios, llevado a cabo en el Lincoln Center de Nueva York, en los EEUU. Hizo un curso de dirección con Robert Shaw en la Universidad de Oakland, Michigan, con una beca que le otorgara el gobierno estadounidense.

También dirigió la Orquesta de Cámara de la Universidad Central de Venezuela, la Orquesta de Cámara de la Universidad de Carabobo, la Orquesta Sinfónica de Panamá, la Orquesta de Cámara Metropolitana de Caracas, la Coral Shell, la Coral del Seguro Social, de la Escuela Industrial, del Instituto Antonio José de Sucre y el Grupo Coral Metropolitano que fundó en 1969.

La Coral del Banco Central de Venezuela, que posteriormente recibió el nombre de Orfeón Vinicio Adames, también estuvo a su cargo. Con esta agrupación grabó un disco de música popular y folklórica venezolana en 1973.

Trágico accidente aéreo

El 3 de septiembre de 1976 el avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Venezolana se dirigía a Europa. Llevaba en su interior a los integrantes de la Orfeón Universitario de la UCV y a su director, José Vinicio Adames, quienes se dirigían a Barcelona, España, a presentarse en el Festival Internacional de Cantos de Coral.

A 200 metros de la pista del Aeropuerto de Lajes, en las Islas Azores del archipiélago portugués, en pleno Oceáno Atlántico, el avión Hércules se vino a tierra inesperadamente, provocando la muerte de sus 68 tripulantes .

Esta tragedia enlutó al país y se llevó a José Vinicio Adamés a los 49 años de edad y a más de 60 jóvenes coralistas universitarios venezolanos. José Vinicio Adames y los jóvenes de la Orfeón Universitaria partieron físicamente pero le quedó al país su legado de vida, amor y canto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada