martes, 22 de marzo de 2016

Johnson & Johnson sabotea producción de toallas sanitarias

Johnson & Johnson

La empresa Johnson & Johnson de Venezuela dejó de producir artículos de higiene personal que se encuentran regulados para comercializar otros que se venden a un precio mayor.

El secretario general del sindicato de trabajadores de esa empresa, Jaime Guevara, denunció que la trasnacional paró la producción de toallas sanitarias reguladas por el Estado a un precio de 19 bolívares (el paquete de 8 unidades), y por el contrario, sí saca al mercado protectores diarios a un precio especulativo.

A través de un contacto telefónico con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), Guevara explicó que la planta de Johnson & Johnson, ubicada en Carabobo, cuenta con tres líneas de producción de protectores diarios (Carefree) con capacidad para generar 2.556.000 unidades por día y 76.680.000 al mes. Mientras que las dos líneas de toallas sanitarias (Stayfree) pueden producir por día alrededor de 669.600 unidades y al mes 20.088.000.

“La empresa tiene como política producir más cantidad de protectores que de toallas sanitarias, para evadir la regulación. Es parte de la estrategia de guerra económica que pretende afectar al pueblo, crear descontento y desestabilización”, dijo.

Guevara indicó que la transnacional actualmente tiene parada la producción de estos artículos de higiene personal femenina con el argumento de una “supuesta falta de divisas para importar las materias primas”.

Sin embargo, cuestionó que mientras estaban operativas las lineas de toallas sanitarias, la empresa recurrió a la simplificación de la producción, es decir, dejó de producir la presentación de paquetes pequeños de 10 toallas y sacaba las grandes, de 42 unidades.

“Eso trajo como consecuencia que pocas personas pudieran adquirir esos paquetes de toallas de 42, es decir, se redujo la oportunidad para adquirir ese producto de primera necesidad”, explicó.

Aunque los trabajadores han solicitado a la empresa información precisa sobre la cantidad de divisas que han recibido del Estado venezolano para la materia prima, la directiva sólo se ha limitado a decir que ha sido insuficiente.

“Quién les va a creer que bajo su visión capitalista de empresa norteamericana van a trabajar a pérdida. Por eso la clase obrera pedimos que la empresa rinda cuentas y nos de la información que pedimos. Ellos dicen que tienen divisas para unos insumos y para otros no. Sabemos que este año ya han recibido dólares, por lo que una comisión del Gobierno y los trabajadores debe evaluar que han hecho con ellos”, subrayó.

Guevara señaló que aunque tiene materia prima para hacer toallas sanitarias, la empresa activó tres líneas de producción: dos de protectores diarios y una sola de toallas sanitarias.

“A pesar de que la materia prima es prácticamente la misma, y tomando en cuenta que las toallas son de mayor necesidad para las mujeres durante su periodo menstrual, la empresa nos informó que producirá más protectores. Está dejando a un lado su función social, y piensa nada más en sus intereses capitalistas”, cuestionó.

Paralizaron producción de hisopos

Guevara alertó que desde 2014 la planta del estado Carabobo tiene paralizada la producción de hisopos de la marca Cotonete, a pesar de tener en sus almacenes la suficiente materia prima para elaborar estos artículos por los próximos tres meses.

“Ellos nos dicen que las maquinarias están obsoletas para producir los hisopos, pero entonces por qué no las adecuan, por qué tienen esos insumos inutilizados, si son productos que requieren nuestras familias. Los están dejando de producir así como hicieron con el champú para bebés y los aceites, que se importan desde Colombia, ya que allá son muy caros para el público”, relató.

Otra irregularidad en la que está incurriendo Johnson & Johnson es que la poca producción que genera sólo se distribuye entre las grandes cadenas y no hacia los pequeños comerciantes, lo que también afecta la disponibilidad de estos artículos en los anaqueles.

Para Guevara, esta transnacional, así como otras como Colgate- Palmolive, Firestone, Pirelli, entre otras que operan en Venezuela tienen todo el propósito de distorsionar la distribución y comercialización de productos para crear malestar en la población.

“Es evidente que estas empresas, desde el año 2014 se están prestando a arreciar esta guerra económica. Toda esta situación es muy lamentable y nos duele a los trabajadores, porque sabemos que eso está articulado entre los empresarios para acabar con la Revolución, eso lo percibimos”, señaló el dirigente sindical.

Incluso Guevara advirtió que hay un grupo de trabajadores que fueron declarados por el Ministerio Del Poder Popular Para El Proceso Social Del Trabajo como tercerizados que “convenientemente fueron relevados de sus funciones ya que laboraban en el área de despacho de productos terminados”.

“Se determinó que estos trabajadores estaban siendo tercerizados, lo que incumple la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT) , por lo que de un momento a otro dejaron de ser aptos para ese trabajo según el patrono, cuando ellos venían realizando estas tareas. ¿Será que no les conviene que se sepa qué se está produciendo y a dónde se va esa producción?”, preguntó.

Precios justos

El pasado 21 de febrero, el vicepresidente Ejecutivo, Artistóbulo Istúriz, sostuvo un encuentro con el Sindicato de Trabajadores de Empresas Privadas, en el que voceros de la clase obrera de Colgate-Palmolive, Johnson & Johnson, KraftFoods, Goodyear, Bridgestone Firestone, Pirelli, General Motors, Alimentos Polar, y Heinz expusieron irregularidades en cuanto a la producción y distribución de diferentes rubros de primera necesidad.

“El vicepresidente Istúriz nos escuchó y está al tanto de que nuestro interés es producir para satisfacer las necesidades del pueblo, de que las empresas reimpulsen su producción, y los alimentos y artículos de primera necesidad lleguen a los hogares. Por eso se creó una comisión especial del Ministerio del Prceso Social para el Trabajo y la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) que atenderá nuestras denuncias”, explicó Jaime Guevara a AVN.

Señaló que la propuesta del sindicato es que la Sundde evalúe, junto con los trabajadores y la directiva, la estructura real de costos de la transnacional para determinar que sus artículos tengan precios justos.

AVN

No hay comentarios:

Publicar un comentario